Maria Joao Pires y Ignasi Cambra con la OBC

Temporada de la OBC 2017-2018

Domingo, 11 de febrero de 2018

Ferran Cruixent

– Deus ex machina (2017). Estreno absoluto. Parte 4 de la Tetralogia Cyborg. Obra de encargo de la Fundación SGAE, AEOS y OBC

Wolfgang Amadeus Mozart

– Concierto para dos pianos y orquesta núm. 10 en Mi bemol mayor, KV 365 (316a) (1779)

Johannes Brahms

– Sinfonía núm. 1 en Do menor op. 68 (1855-1876)

 

Maria Joao Pires – piano

Ignasi Cambra – piano

Orquestra Simfònica de Barcelona i Nacional de Catalunya

Kazushi Ono – director

 

Deus ex machina de Ferran Cruixent es un encargo de la Fundación SGAE, AEOS y la OBC, que es el cuarto y último episodio de la tetralogia del Cyborg. El compositor explica que la obra es la inspiración de la fascinación por la dependencia humana a la tecnología. La expresión de Deus ex machina fue sellada por Aristoteles dentro de las convenciones de la tragedia griega, donde se utilizaba una maquina para llevar a el escenario los actores que hacían el papel de los dioses. En esta obra se cuestiona la vida actual donde cada ser humano que dispone de una conexión a internet, ¿estará a salvo de la maquina?. Los músicos durante la interpretación de la partitura usaban sus teléfonos móviles con unos sonidos combinados con la música que se interpretaba en vivo.

El Concierto para dos pianos núm. 10 de Mozart fue interpretado por la fabulosa Maria Joao Pires y el fantástico pianista Ignasi Cambra. Este concierto forma parte de la despedida de pianista portuguesa de los escenarios, y fue un verdadero lujo volverla a poder disfrutar de su gran maestría.

La combinación de Pires con el joven pianista Ignasi Cambra fue buenísima en su conjunción, al interpretar la música de Mozart con una absoluta cohesión entre ellos en la articulación, musicalidad, técnica y fraseo. El dialogo musical durante toda la partitura fue creado con un interesante dibujo musical, donde los dos interpretes consiguieron unificar sus ejecuciones haciendo un solo sonido y una fantástica cohesión, donde ejecutaban a la perfección todos los pasajes con una absoluta perfección en la articulación. Musicalidad elegante y de rico fraseo, con Maria Joao Pires con un fraseo brillante y musical, y Ignasi Cambra con un sonido aterciopelado de perfecta técnica. El primer y tercer movimiento fueron interpretados con frescura y brillantez musical, con un segundo movimiento, Andante, lleno de lirismo y sensibilidad. Dirección de Kazushi Ono correcta creando un sonido limpio y elegante de la OBC. Los dos pianistas ofrecieron el primer movimiento de una Sonata a cuatro manos de Mozart como propina.

En la segunda parte se interpretó la Primera Sinfonía de Johannes Brahms. La interpretación fue centrada en el equilibrio orquestal entre las secciones que posee la partitura, con una buena conjunción orquestal, donde estuvo todo en su sitio. Buen trabajo de las secciones de la orquesta, con una cuerda compacta y de noble sonido, con un metal brillante conjuntamente con una madera precisa y bien afinada. Fue una interpretación coherente con una dirección clara y bien articulada, creando un sonido compacto y brillante de la orquesta.