La Octava de Bruckner y la OBC

Temporada de la OBC 2017-2018

Sábado, 17 de marzo de 2018

 

Anton Bruckner

– Sinfonía núm. 8 en Do menor (versión revisada de 1890)

 

Orquestra Simfònica de Barcelona i Nacional de Catalunya

Dennis Russell Davies – director

Bruckner empezó  a escribir la Octava en 1884 la terminó en agosto de 1887. Seguidamente empezó con sus habituales revisiones potenciadas por la inseguridad que le provocaban las opiniones de Hermann Levi. Este director de orquesta puso muchas objeciones a el manuscrito y le señaló los pasajes que le parecían confusos , hasta errores en la orquestación y le sugirió cortes y una drástica revisión de la sinfonía. Bruckner siguió su consejo ayudado por Josef Schalk revisó la Octava, reduciéndola y reescribiendo diversos pasajes, en un largo proceso que acabó en 1890 y que es la versión que más se interpreta actualente.

Fantástica versión es la que nos ofreció la OBC bajo la batuta del excelente director Dennis Russell.

Russell hizo sonar la orquesta con todo su esplendor, con un trabajo esplendido del conjunto orquestal con un sonido muy timbrado en todas las secciones, con una estupenda conjunción entre los músicos, con un metal brillante con un sonido pleno y perfectamente emitido, con una cuerda pastosa y muy homogénea con un sonido concentrado y potente, con una madera muy timbrada y precisa. El director conectó muy directamente con los músicos con el resultado de transmitir las ideas y gestos del director a la perfección.

Dennis Russell transmitió la grandeza de la partitura construyendo la catedral del sonido que posee la partitura, llenando la sala música y de magia sonora, con mucha intensidad musical. En el Allegro inicial hubo mucha fuerza interpretativa y expresividad en sus frases musicales, al igual que el cuarto movimiento Finale. Brillante segundo movimiento Scherzo, y un emotivo tercer movimiento Adagio. Hubo una gran riqueza sonora con contrastes dinámicos, con grandes fraseos, con grandes contrastes entre pianisimos al más esplendoroso forte, y siempre con un absoluto control orquestal y equilibrado sonido orquestal. Fue un muy buen concierto de la Temporada de la OBC donde se pudo disfrutar al máximo del esplendor de la partitura y de los músicos con una batuta precisa, muy efectiva y de gran calidad.