Entrevista al tenor de Venezuela Aquiles Machado

Aquiles MachadoCuando y porque empezaste con la música y el canto.

Con la música yo comencé muy jovencito. Yo soy de una familia con muchos hijos y ya de pequeños era como si supiera lo que íbamos a ser de mayores, este abogado el otro… otra cosa. Nosotros somos de esa generación siguiente de que los niños pueden elegir su futuro y pudieron hacer todo de muchachitos -karate, natación, el conservatorio… y así fue como empezó mi vocación por la música y fui descartando la natación y el karate y finalmente me quede con la música. En el conservatorio abrieron un coro donde yo cantaba, en los concursos de voces escolares en la escuela y también cantaba en casa y así me fui introduciendo en el canto. En el conservatorio estudiaba el fagot y tocaba en la orquesta del conservatorio desde muy niñito.

Que significa el canto en tu vida.

El canto es todo en mi vida, si yo no pudiera cantar aunque hiciera otras cosas, yo no seria feliz sin cantar. El canto envuelve todos los aspectos de mi vida, entre mi vida personal hasta la relación que tengo con mis amigos y en el trabajo, en como me desempeño y las cosas que tengo que hacer o lo que como.Yo lo siento como una bendición y yo estoy muy agradecido de poder vivir de este oficio, y es una cosa que yo agradezco todos los días de mi vida cuidándolo bien, respetándolo y estimulándolo, tratando de hacer las cosas bien aportando algo bonito de uno particular y propio sin transformarme en un mercenario de una maquina, ya que esto es una cosa humana y hay que darle ese punto de humanidad.

Que es para ti el género “ópera” como manifestación artística.

La ópera creo yo que es uno de los géneros más estrambóticos de la faz de la tierra. Tiene un compendio del todo, y al mismo tiempo parece que nada le pertenece, porque todo esta usado en servicio de algo irreal. Yo soy de los que está de acuerdo de que ha habido grandísimos progresos a todos los aportes que han hecho las otras artes, pero yo no creo que la ópera sea el compendio de todas las artes o que tengan que estar todas en ella. Yo creo que la ópera tiene su vida particular, su forma particular de hacerse lo que es suyo, y vive de su universo que le pertenece a ella sola. Quien venga ala ópera y quiera compararla con el teatro, con el cine o con la danza, simplemente está viendo el espectáculo equivocado. La ópera tiene un lenguaje para expresarse que hay que entenderlo y quererlo, y si uno no lo quiere y no lo entiende simplemente no lo disfruta, por que le puede parecer que la orquesta suena muy dura, o que los cantantes cantan demasiado. Se tiene que entender que la ópera es algo que tiene un idioma propio y que se va ha disfrutar en este género musical, ya que es un mundo muy suyo y al que hay que acercarse con la curiosidad de entenderlo y un poco desparasitarse de tanto perjuicio entorno a tantas cosas de hoy en día.Aquiles Machado 1

Que otras inquietudes tienes a parte del canto.

Huy! yo muchas, unas desarrolladas con más éxito que otras. A mi me gusta incluso dentro de la música y otras cosas dentro del mundo artístico. Me gusta mucho la pintura, ya que yo pinto algunas cosas ¡horribles! pero me gusta mucho hacerlo y me entretiene, y siento que es un modo de comunicar algo. Cualquier persona que se acerque delante de un pedacito de papel y quiera plasmar algo en ello, es porque hay algo que comunicar y es importante que lo haga, porque si no esa figurita que tiene en la cabeza se va a transformar en algo muy raro en sí mismo y luego eso provoca que haya mucha gente que salta del piso treinta y siete por no haber expresado lo que sentía, por eso yo creo que es necesario que la gente encamine y exprese lo que siente de una manera u otra. Hay otras cosas cotidianas de la vida que yo en algún momento me las he planteado como un profesional, pero el canto necesita dedicarle tanto tiempo que termina uno sintiéndose diletante en todas las otras cosas por mucho que uno intente dividir el tiempo, así yo creo que hay que darle la prioridad a lo que uno hace mejor, que en mi caso es el canto. De toda manera yo no sé si es el canto lo que yo hago mejor, pero yo le doy la prioridad. (riures)

Que es para ti lo más importante que quieres transmitir al público al cantar.

Yo alguna vez he dicho que quisiera tener la expresividad de un martillo. Para mi, creo que lo más importante, no solo es cuando canto yo, sino cuando la gente viene y se sienta en una butaca a ver un espectáculo, y luego después de asistir al espectáculo no se puede ir inmóvil o impávida, porque tiene que haberle pasado cosas y que sienta que lo que está pasando en escena por más lejano que le parezca de su vida o extraño le parezca lo que ve, entienda cual es el vinculo que existe de lo que está ocurriendo en escena con su vida cotidiana. Yo no tengo necesidad de ir a casa y envenenar a mi mujer para entender lo que hace Rodolfo en Luisa Miller de Verdi, ya que no se trata de eso, si no que se trata de entender la dimensión del recorrido de estos personajes que están viendo encima del escenario como una cosa cotidiana. Si esto pasa yo me siento más que servido y mucho más conforme, por que es como a través de un abstracto participar directamente en la vida de una persona, y eso es muy reconfortante, ya que puedes mejorar la vida de una persona a través de la música.

Qué es lo más importante para un cantante que se quiera dedicar profesionalmente a esta profesión, a parte de la voz y la técnica vocal.

La gente puede decir muchísimas cosas como el armario hasta el tipo de vehículo que conducen, pero yo creo que aparte de  la voz y la técnica vocal lo más importante que tiene que tener un cantante para poder dedicarse profesionalmente es una gran cultura no solo musical, si no también con el entorno en el que vive, ya que uno refleja lo que hace y todo lo que uno canta como ser humano se expresa, ya que usa su instrumento para comunicar, y si la persona esta cultivada hace que todo se transforme en el ser humano que es, expresándose con esas herramientas  que posee. Es como si la voz le posee a uno como la niña del exorcista y después uno se transforma con ese instrumento para comunicar algo que va más allá de los simples sonidos, y yo creo que es fundamental el hecho de tener curiosidad y hacerse un hermoso puchero de cultura para poder cantar.Aquiles Machado 3

Qué supuso para ti salir de tu país para aventurarte con Europa para abrirte caminos.

Muchas cosas; desde  dejar a mi familia, amigos, etc… hasta encontrarme con una nueva familia y nuevos amigos. Son muchos los cambios que ocurren cuando una persona tiene que dejar un entorno seguro para trasladarse a un sitio donde no conoce a nadie, y hace el viaje porque siente la necesidad de desarrollar algo y sale porque donde está ya no puede dar un paso más para desarrollarse. Ese fue el principal motivo que me trajo hacia aquí. Pero el motivo más interesante es el hecho de que me quedé porque el haber llegado aquí y haberme dado cuenta de la cantidad de posibilidades que me ofrecían como estudiante. El hecho de estar aquí se me abrió una nueva brecha vital. He logrado amigos, he logrado trabajar con una calidad que habría sido imposible en esa época en Venezuela, y yo me he hecho cada vez más español en ese sentido, sin dejar de querer a mi país. Soy así como Batman que tiene dos personalidades, tengo una venezolana y una española. Aquí añoro a mi familia de Venezuela y cuando estoy en Venezuela añoro mi familia de España, lo más difícil es eso, el desarraigo.

Como fue la experiencia de poder estudiar con Alfredo Kraus.

Muy interesante. Siempre digo que el fue un maestro muy particular y que siempre le tendré en mi recuerdo, que todo lo que aprendí lo aprendí de el, aunque con el paso del tiempo vas pasando con la técnica vocal épocas peores y mejores en la manera de cantar y que vas modificando, la arreglas y vuelves a cantar bien. Uno está siempre con una evolución ya que no es una ciencia exacta, ya que somos seres humanos y que también depende del estado en que uno se encuentre en cada momento, y eso hace que las cosas vayan mejor o peor. Pero lo que uno nunca olvida cuando conoce a un maestro como el, es ese respeto y conciencia de lo que uno está yaciendo, ya que Kraus inspiraba esa fuerza como de Rod Bailer, el que uno muerda aunque te estés cayendo y que uno no tiene que soltar, por que seguro que vas a estar ahí, ya que se necesita de esa fuerza para cantar, no en el sentido de los teatros o la fama, si no morder en el lugar correcto de lo que uno quiere hacer, como morder la nota justa y en la dirección correcta ya que así se tendrá la sensación de que se han hecho las cosas bien con corazón, y eso es lo que a uno le queda con responsabilidad, serenidad estudiando en serio y no como si fuese un mercenario, eso es muy importante.

Qué significó para ti tu primer debut profesional operístico.

Significó tomar mi primera dosis de manzanilla, ya que estaba aterrorizado, y fue en La Palmas de Gran Canaria. Tenia un miedo increíble, pero había ilusión, ya que yo estaba emocionadísimo por que  me llamaron para hacer el Macduff de Macbeth en la opera de Canarias. Me acuerdo que estaba tan emocionado que cuando me preguntaron si yo me lo sabia dije que ¡SI! y yo ni siquiera sabía de lo que me estaban hablando, y salí a buscar la partitura y me la estudie corriendo con la suerte que era un papel de dimensiones normales, no como un personaje de Wagner. Siempre debutar es una gran emoción que sigue siéndolo ahora cada vez que yo voy a un teatro nuevo, ya que sigo yendo siempre como si fuese un muchachito. Hay una cosa que ahora ocurre, que se cuando vuelvo a los teatros donde ya he debutado y ves a la gente y te cuenta que ya tiene seis hijos y haces como una especie de familia en cada teatro, sucede que cuando vas de nuevo quieres acordarte de traerle esto y lo otro a según que personas, y así empiezas a tener una relación muy familiar con los teatros y esto es muy bonito. Pero los debuts son la cosa más aterrorizante y a la vez la más emocionante que existe.Aquiles Machado 4

Que criterios utilizas a la hora de incorporar un nuevo personaje en tu repertorio.

Al sentarme delante una partitura lo primero que hago es cantarla. Veo si la puedo hacer y valoro si vale la pena que la haga, ya que no tiene sentido que yo vaya a hacer una cosa a la que a la que yo no le pueda aportar nada. Hay algunos papeles que los hago bajo ese criterio, ya que en la mayoría de casos intento que el papel me deje algo de aprendizaje. A veces yo he hecho cosas que la gente no sabe por que las hago pensando que esa cosa es fea, o tan rara o que me va tan mal, pero lo hago como por ejemplo, como en el caso de cuando yo he hecho incursiones en la música contemporánea por el motivo de hacerla y manejarme en una vocalidad diferente. Todas las cosas que hago es para aprender y crecer, ya que cuando lo escojo nunca pienso cuanto éxito voy a tener, si no es que cuanto voy a aprender y que tan favorable puede ser para mí como artista y como cantante. Eso ha hecho que a veces he dicho que no a cosas importantísimas en teatros muy importantes, como he dicho que si a cosas extrañisimas en teatros muy pequeños, ya que a mi me importa más el hecho de crecer como ser humano.

Que hay de personal tuyo cuando interpretas un personaje.

Es difícil, ya que la de personajes no se me parecen a mi, o por lo menos en la cabeza de los más puristas. Lo que yo trato siempre es construir un personaje que se parezca a mi y tratar de llevarlo a las sensaciones de los seres humano normales, ya que yo no me parezco más a un ser humano de la calle que a Sigfrido. Yo trato de humanizar a los personajes que interpreto y desidealizarlos llevándolos a una persona que sufre, padece y que hace cosas normales como ir al baño. Intento abrir una dinámica de dialogo con el personaje tanto musical como dramáticamente en esa linea, pero a veces se entiende y otras no, y a veces funciona o no en escena, pero básicamente en lo que pretendo es que el señor que está sentado en la butaca piense que el puede cantar o ser ese personaje y que conecte con la historia. Es como cuando yo voy a ver una película de La Guerra de las Galaxias y yo me siento muy Chubaca aunque yo no me parezca en nada, ya que tiene muchas cosas humanas aunque sea un mono peludo gigante que no tiene nada que ver con nosotros y lo que hace se parezca a nosotros y que se comporta como un niño. La intención que yo tengo con mis personajes es de acercarlos primero a la humanidad, a la gente y a como soy yo. No voy ha hacer a Pinkerton teñido de rubio y encima de zancos, me pareceré más o menos al Pinkerton que a la gente tiene en la cabeza, pero yo estoy siendo sincero, ya que el Pinkerton que estoy mostrando en escena es como seria si se pareciera a mi, y eso es lo que me gustaría que la gente pudiera percibir.

Tienes por el recorrido de tu carrera hasta ahora algún momento realmente especial para ti.

Hay muchos realmente especiales. Yo recuerdo un Requiem de Verdi  que hice en un campo de concentración donde estaban todos los supervivientes del campo escuchando el Requiem y tocaba la Joven Orquesta Alemana. Fue una cosa por decirlo bastante intensa, escuchando las trompetas des de los últimos pabellones antes de la fuga des de el fondo y nosotros estábamos en el astillero, eso fue una cosa verdaderamente impresionante de ponerte la piel de gallina. Otro momento especial para mi fue cuando debute en la Arena di Verona, ya que al salir y ver todas esas velitas encendidas estuve a punto de volverme atrás y me decía: “yo no puedo cantar aquí, esto es una locura!”. Allí yo debuté cantando La Viuda Alegre, y aquello era enorme. Afortunadamente yo soy de una región de Venezuela, de Barquisimeto, y que no nos da vergüenza reconocernos pueblerinos y al mismo tiempo tener curiosidad, y en ese sentido yo me siento muy barquisimetano y así uno nunca pierde la capacidad de asombrarse. A mi me asombran tonerias como la primera vez que fui a Francia, y una de las cosas que más me impresiono fue oír hablar a los mendigos en francés, ¡dios mio! me parecio una cosa elegante.TMassimo-Gioconda-Aquiles-Machado-Daniela-Dessì-Elisabetta-Fiorillo-FOTO-Lannino-IMG_1414

Como puedes definirte como el tenor Aquiles Machado en pasado, presente y futuro.

No lo sé, pero yo sé lo que yo no quiero. Cuando miro al pasado lo añoro por la cantidad de posibilidades que había en mi futuro, y añoro esa energía que fue la que me impulsó hasta llegar a hoy. Cuando miro este presente, como que quisiera poder tener más tiempo para poder entenderlo y no perdérmelo, y cuando miras el futuro veo en lo que no quiero convertirme, eso lo tengo clarisimo. Yo quisiera ser siendo una persona y evitar un poco que la vorágine que hay en la que se están transformando tantas cosas y que se devora a los seres humanos que hace que se vuelvan locos y se corten el pelo a cero con la consecuencia a que se pongan a dar golpes a un todo terreno en medio de Manhattan, y que haya un montón de gente que termine enloqueciendo por estupideces. Me gustaría no perder la magia, y esa sensación casi infantil que uno tiene con este trabajo que uno hace. Eso seria fantástico poder vivir eternamente sonriente cada vez que uno abre una partitura y no decir “o dios mio, otra vez hay que hacer esa nota”, no quiero llegar a ese punto, ya que a veces eso me preocupa, ya que es un trabajo que tiene muchas cosas de tedioso y repetitivo, pero yo no quiero perder la ilusión de estar todos los días en un ensayo. Yo quiero tener la sensación de que estoy jugando todos los días, y mientras yo mantenga viva esa sensación como un niñito que va a los ensayos y que simula ser otra cosa. Yo espero mantener todo eso para poder ser feliz, y no quiero preocuparme en entrar en amarguras estúpida como; “cuando DECCA me grabe y me hará un contrato millonario para comprarme los ocho Ferraris que yo quiero”. No quiero caer en eso y que se transforme en un agobio en mi vida, por que primero no lo necesito y segundo me parece una tontería por lo mágico que es esto, y perderlo por una ambición absurda y una visión equivocada que no tiene nada que ver con lo que yo hago. De hecho, cuando yo me pongo a pensar que yo quería ser cantante cuando estaba en Barquisimeto, (ya que quería cantar para cantar en un coro profesionalmente), y veo ahora que voy por teatros solo, tengo años de ganancia en relación a lo que a mi me abría bastado para ser feliz. Entonces todo lo que viene de más es una bendición, y quiero tener eso en perspectiva para mi futuro,  ya que eso es fundamental.