Palau de la Música-Concierto de Halloween

Temporada de “Orgue al Palau” 2017-2018

Miércoles, 1 de noviembre de 2017

 

Banda sonora y improvisaciones sobre la película proyectada en directo “Metropolis” (1927) de Fritz Lang

Juan de la Rubia – organo

 

Después del éxito de los años anteriores en el mismo escenario con las películas Nosferatu y Fausto de F.W.Murnau, el organista Juan de la Rubia ha vuelto al Palau por tercer año consecutivo con el difícil reto de poner música a una película de cine mudo. La música se crea en directo mientras se proyecta la película según la inspiración del momento donde Juan de la Rubia se inspiró con varios trozos muy concretos de partituras: “El holandés errante” de Richard Wagner, el “Requiem” de Wolfgang Amadeus Mozart, la “Sonata núm. 8 Patética” de Beethoven, Concierto para piano y orquesta de E.Grieg, y otras varias, donde improvisaba sobre esas ideas musicales.

Juan de la Rubia volvió a crear una gran Banda sonora para la película “Meropolis”. Es un músico con una gran sensibilidad donde sabe captar a la perfección las sensaciones de la pantalla para así transportarlas al órgano, creando un sentido muy descriptivo de todo lo que sucede en la pantalla. Te transporta al mundo de la revolución industrial de la película con un sentido futurista, donde la humanidad se hace siervo del progreso con un final donde se revela contra las maquinas y esclavitud, creando grandes toques de efecto sonoros reproduciendo el latir de las maquinas con el robotizamiento humano que muestra la obra maestra de Fritz Lang, creando los sentimientos humanos y sus sufrimientos como sus logros. Crea todas esas atmósferas mágicas de la estética futurista de la película con imaginación y maestria, como en la transformación del robot en una humana o la visión futurista de la ciudad.

Con su improvisación enriqueció la imagen con una gran gama de sonidos y texturas, con momentos de gran emoción y fuerza expresiva, contrastando con otros más íntimos y misteriosos. El leitmotiv que utilizó durante toda la película fueron unos compases del primer movimiento del Concierto para piano y orquesta de E. Grieg que fue desarrollando con gran inteligencia durante toda la película con varias variantes de gran originalidad.

Una vez más, Juan de la Rubia nos volvió a sorprender con su improvisación sobre una película de cine mudo, y que cada vez son de una mayor calidad y de una mayor madurez interpretativa y sensitiva.