29 julio, 2021

Matthew Polenzani y Julius Drake en el “Ciclo de Lied”

Temporada 20/21 del “Ciclo de Lied” en el Teatro de la Zarzuela y el CNDM

Lunes, 14 de diciembre de 2020

Franz Schubert – Im Frühling op. 10 D 882, Frühlingsglaube op. 20 D 686, Der Einsame op. 41 D 800, Ständchen D 957, Im Abendrot D 799.

Robert Schumann – “Liederkreis” op 24. Morgens steh’ich auf und frage, Es treibt mich hin, Ich wandelte unter den Bäumen, Lieb’Liebchen, Schöne Wiege meiner Leiden, Warte warte wilder Schiffmann, Berg’ und Burgen schau’n herunter, Anfangs wollt’ ich fast verzagen, Mit Myrten und Rosen

Francis Poulenc – “Fiançailles pour rire” FP 101 – La dame d’André, Dans l’herbe, Il vole, Mon cadavre est doux comme un gant, Violon, Fleurs

Charles Ives – Feldeinsamkeit S 250, The World’s Highway S 397, When Stars are in the Quiet Skies S 389

Matthew Polenzani – tenor

Julius Drake – piano

Fantástico concierto el que nos ofrecieron Matthew Polenzani y Julius Drake.

Era la primera vez que el tenor Matthew Polenzani cantaba en el Ciclo de Lied, y su debud fue realmente espléndido. Fue un recital donde el tenor desplego todo su talento vocal y musical con un sinfín de colores vocales, con un gran abanico de fraseos y musicalidad expresiva de intensa madurez, con un dominio técnico-vocal envidiable donde modula su voz a la perfección para cada expresividad y cada énfasis en el texto con absoluta maestría, y todo esto acompañado del excelente pianista Julius Drake que siempre le da la profundidad musical necesaria a cada obra.

Empezaron con cinco Lieder de Franz Schubert con una interpretación de inspiración más belcantista a unas partituras que en su escritura Schubert trata a la voz más como un instrumento, dado que se asemeja con la escritura del piano y se cohesionan de tal manera que parece que estén escritas para dos instrumentos semejantes, que a una voz y un piano. Las interpretaciones de las partituras fue elegante con una musicalidad harmoniosa y expresiva de gran calidad, con un hermoso y generoso timbre por parte del tenor, y un sonido nítido de perfecta ejecución por parte del pianista.

Foto: CNDM – Rafa Martín

El siguiente compositor fue Robert Schumann donde los intérpretes interpretaron su Liederkreis op. 24, compuesto por nueve canciones basado en poemas de Heinrich Heine de temática emocional donde los músicos nos ofrecieron una interpretación pasional llena de matices y expresividades, pasando por momentos unos más dramáticos a otros completamente opuestos más íntimos y recogidos. El tenor cantó con grandes dosis de expresividad de voz generosa con una dicción excelente siempre dándole sentido al texto en cada frase y en cada momento, con una esplendida ejecución del pianista con una articulación intachable de técnica impecable con fuerza sonora.

La obra de Francis Poulenc “Fiançailles pour rire” es un ciclo de seis canciones sobre un ciclo de poemas del mismo titulo de Louise de Vilmorin compuestas en 1939. Obra de gran dificultad técnica y musical, donde Matthew Polenzani las bordó absolutamente tanto en lo vocal como en lo musical juntamente con Julius Drake, ofreciéndonos una versión brillante llena de matices, de gran expresividad efectista de generosa comunicación con absoluta entrega musical, creando una versión muy interesante y personal de gran brillantez interpretativa.

Para acabar el programa nos interpretaron tres canciones de Charles Ives bastante desconocidas de frescor lirico con fraseos elegantes y perfectamente dibujados. Los intérpretes nos obsequiaron con dos propinas al acabar el concierto.

Fue un lujo tener estos dos intérpretes en el escenario del Teatro de la Zarzuela por su excelente calidad tanto musical como humana, con la honestidad y humildad en su respeto hacia la música que poseen los grandes intérpretes. Con la voz de Matthew Polenzani única en su timbre y en su absoluto control técnico, donde puede modularla a su manera para crear momentos especiales y de gran belleza con una total entrega a la música y a su expresividad, juntamente con un pianista de referencia en el mundo del Lied como es Julius Drake, que siempre hace que la parte pianística de los lieder se vuelva en algo creativo con una ejecución espectacular de madurez y profunda musicalidad.

Foto: CNDM – Rafa Martín