Josep Bros en el Palau de la Música Catalana

Temporada de “Tardes al Palau” 2017-2018

Lunes, 22 de enero de 2018

 

Ernesto de Curtis: Non ti scordar di me. Francesco Paolo Tosti: Vorrei Morire!, Malgré moi. Ruggero Leoncavallo: Matinata. Stanislao Gastaldon: Musica proibita. Francesco Cilea: Ecco respiro appena…Io son l’umile acella de Adriana Lecouvreur, È la solita storia delpastore de L’aelesiana. Pietro Mascagni: Come s’è fatta pallida de L’amico Fritz

Federico Moreno Torroba: Petenera de La Marchenera. Reveriano Soutullo y Joan Vert: Bella enamorada de El último romántico. Rafael Martínez Valls: Dúo de Francina y Eloi de Cançó d’amor i de grerra. Pablo Sorozábal: No corté más que una rosa de La del manojo de rosas. Federico Moreno Torroba: De este apacible rincón de Madrid de Luisa Fernanda. Manuel Fernández Caballero: Yo quiero a un hombre con todo el alma de El cabo primero. Pablo Sorozábal: Nopuede ser de La tabernera del puerto. Federico Moreno Torroba: Caballero del alto plumero de Luisa Fernanda.

 

Elisabet Pons – soprano

Josep Bros – tenor

Marco Evangelisti – piano

 

Brillante concierto el que se vivió en el Palau de la Música Catalana con un Josep Bros de voz esplendida en toda su plenitud.

Fue un concierto muy ameno, equilibrado en su repertorio donde se escuchó todo tipo de obras de diferentes estilos y caracteres diferentes, donde los cantantes se pudieron expresar en todos sus registros y matices.

Se empezó a dúo con la canción de Ernesto de Curtis “Non ti scordar di me” con gran cohesión entre los dos cantantes y una perfecta conjunción tanto vocal como musicalmente que se hizo latente en todos los dúos que interpretaron durante todo el concierto.

La soprano Elisabet Pons interpretó Malgré moi, Musica proibita y la aria “Ecco respiro appena” con una voz de aterciopelado timbre con una expresividad dulce y tranquila, con entrega emocional y unos agudos potentes y muy bien ejecutados.

Por su parte Josep Bros nos brindó con un canto generoso, tanto en lo vocal como en entrega y expresividad, con gran sentido dramático de las partituras, y en todo momento con un absoluto dominio técnico con una voz de precioso timbre. Su interpretación de las canciones Vorrei morire!, Mattinata fueron ejecutadas con una linea vocal elegante de gran legatto y efectiva expresividad. La aria de L’arlesiana de Cilea “È la solita storia del pastore” fue el momento más emotivo del concierto, donde el tenor nos ofreció una versión llena de sentimiento, sensibilidad y pasión, con una gran carga emotiva que emocionó a todo el público. La primera parte se acabó con el dúo “Come s’è fatta pallida”de L’amicoFritz, con perfecta teatralidad entre los dos cantantes y el pianista.

La segunda parte la dedicaron a la Zarzuela donde la soprano Elisabet Pons brilló más en su canto con más seguridad y donde su timbre vocal lució con más soltura. Josep Bros estuvo soberbio en sus romanzas “Bella enamorada”, “De este apacible rincón de Madrid” y “No puede ser”, al igual que en los dúos de Cançó d’amor i de guerra y el conocido “Caballero del alto plumero” donde volvimos a disfrutar de la feliz conjunción de los cantantes, con el acompañamiento del excelente pianista Marco Evangelisti, donde siempre le da el ambiente necesario a las partituras, con el gran trabajo que hace siempre pendiente a la expresividad y respiración de los cantantes, con un discurso pianistico claro y efectivo.

Foto: Toni Bofill