Homenaje a Montserrat Caballé

Gala de Lírica Española en Homenaje a Montserrat Caballé

Temporada 2019-2020 del Teatro de la Zarzuela

Sábado, 7 de septiembre de 2019

Romanzas de Zarzuela

Marina Monzó-soprano: “Me llaman la primorosa” del Barbero de Sevilla de G.Gimenez y Manuel Nieto. Airam Hernández-tenor: “No puede ser!” de La tabernera del puerto de P.Sorozábal. Virginia Tola-soprano: “Como nací en la calle de la Paloma” de El barberillo de Lavapiés de F.A.Barbieri. Mariola Cantarero-soprano: “Yo quiero a un hombre con toda el alma” de El cabo primero de M.Fernández Caballero. Andeka Gorrotxategi-tenor: “Mirentxu, barka nazazu” de Mirentxu de J.Guridi. María Bayo-soprano: “Sí, yo soy Cecilia Valdés!” de Cecilia Valdés de G.Roig. Celso Albelo-tenor: “Mujer de los negros ojos” de El huésped del Sevillano de J.Guerrero. Sabina Puértolas-soprano: “Goizeko eguzki argiak” de Mirentxu J.Guridi. Carlos Chausson-bajo: “Caballero de Gracia me llaman”de La Gran Vía de F.Chueca y J.Valverde. David Menéndez-barítono: “Luche la fe por el triunfo” de Luisa Fernanda de E.Moreno Torroba. Maite Beaumont-mezzosoprano: “La tarántula é un bicho mu malo” de La Tempranica de A.Vives. José Luis Sola-tenor: “Por el humo se sabe donde está el fuego” de Doña Francisquita de A.Vives. Pilar Jurado-soprano: “No sé qué siento aquí” de Château Margaux. José Bros-tenor: “De este apacible rincón de Madrid” de Luisa Fernanda de F.Moreno Torroba. Nacy Fabiola Herrera-mezzosoprano: “Sierras de Granada” de La Tempranica de G.Giménez. Rubén Amoretti-bajo: “Cual rayo que aniquila…!” de María del Pilar de G.Giménez. Yolanda Auyanet-soprano: “Pensando en el que la quiere” de El carro del Sol de J.Serrano. Ismael Jordi-tenor: “Adiós Granada, Granada mía” de Los emigrantes de T.Barrera y R.Calleja. Ainhoa Arteta-soprano: “”De España vengo” de El niño judío de P. Luna. Núria Espert-actriz: Palabras en homenaje a Montserrat Caballé

Orquesta de la Comunidad de Madrid

Óliver Díaz – director

El Teatro de la Zarzuela el pasado sábado 7 de septiembre ofreció una Gala Lírica para homenajear a la gran soprano Montserrat Caballé que falleció el pasado 6 de octubre de 2018.

El homenaje fue una gran fiesta de la lírica con un gran elenco de cantantes de varias generaciones que acudieron para recordar, homenajear y venerar la gran soprano que fue, la gran embajadora que fue por todo el mundo de nuestra lírica y de nuestro repertorio. El Teatro de la Zarzuela fue sin duda el lugar idóneo para celebrar el homenaje, ya que en su día Montserrat Caballé actuó en el teatro entre los años 1964-1992 debutando en 1964 con La vida breve de Manuel de Falla, pasando con títulos como La Traviata, Madama Butterfly, Adriana Lecouvreur, Don Carlo, Tristan und Isolde, Turandot, Idomeneo o Norma, donde cantó en 91 ocasiones entre títulos líricos y conciertos, 24 títulos líricos y 5 conciertos.

La Gala Lírica fue un precioso concierto con mucha emoción, ejecutado con una gran elegancia y sensibilidad, y que se hizo con un gran cariño por parte del Teatro de la Zarzuela y sus intérpretes con la presencia de la familia de la soprano.

Solo empezar salió a escena el director artístico de la Zarzuela Daniel Bianco a expresar unas palabras al público sobre su experiencia personal desde el primer día que conoció a la soprano, y lo que había significado para el conocerla y lo que significa para el en su vida, unas palabras muy emotivas y personales que quiso compartir, y que concluyó con el anuncio de la puesta de una placa con el nombre grabado de Montserrat Caballé en uno de los palcos de platea.

Seguidamente empezó la Gala con el Preludio de “La Torre del Oro” de Gerónimo Giménez dirigido enérgicamente con una batuta precisa y musical por parte de Óliver Díaz, y que dirigió toda la Gala con gran precisión y siempre pendiente de los cantantes.

Seguidamente empezaron a interpretar los cantantes sus romanzas de Zarzuela, y a su llegada al escenario entraron todos con una rosa blanca en la mano, símbolo de recuerdo hacia Montserrat Caballé, que iban colocando en un sillón iluminado de terciopelo rojo que había en la derecha del escenario como símbolo de su presencia, que siempre estará entre nosotros y que nunca debemos olvidar por el gran legado que nos ha dejado, y que siempre a sido inspiración para todas las generaciones de cantantes posteriores a ella.

La Gala Lírica la abrió la joven soprano Marina Monzó con una voz limpia, de frescura musical y absoluta pulcritud en su canto, seguida del tenor Airam Hernández de voz bella con un buen fraseo, pero con algunas inseguridades técnicas.

Seguidamente fue la intervención de Virginia Tola con un canto desinhibido y seguro, seguida por Mariola Cantareo que nos ofreció una versión de “Yo quiero a un hombre con toda el alma” con gran entrega, expresividad y una voz generosa y potente en los agudos. Andeka Gorrotxategi canto con voz ampulosa y pasional con cierta inseguridad en los agudos de la preciosa romaza “Mirentxu, barka nazazu”.

María Bayo interpretó con gran profesionalidad, categoría vocal y interpretativa “Sí, yo soy Cecilia Valdés” con una gran alegría y magnetismo escénico. Siguió el tenor Celso Albelocon un canto inteligente de perfecto fraseo y de emisión controlada y perfectamente conducida. Le siguió la soprano Sabina Puértolas interpretando una romaza de Mirentxu con absoluta elegancia, con un canto depurado y flexible con una preciosa voz. La primera parte la cerró el fantástico Carlos Chausson derrochando simpatía, profesionalidad, gran expresividad y absoluto dominio escénico con la interpretación de “Caballero de Gracia me llaman” de La Gran Vía.

La segunda parte empezó con el barítono David Menéndez que interpretó la romanza “Luche la fe por el triunfo” con una buena línea vocal, pero con una romanza mal escogida para su voz, ya que el resultado no fue el esperado por ser una partitura demasiado pesada para él. Maite Beaumont interpretó con gran gracia y espontaneidad “La tarántula é un bicho mu malo”. José Luis Sola dio una versión de “Por el humo se sabe dónde está el fuego” con una perfecta emisión de la voz, con expresividad y buena musicalidad. La soprano Pilar Jurado cantó con gran alegría y entrega.

El tenor Josep Bros nos ofreció una estupenda versión de la romanza de Luisa Fernanda con una voz de potente y de brillante timbre llena de matices. Le siguió la mezzosoprano Nancy Fabiola Herrera con una fantástica interpretación de la romanza “Sierras de Granada” con gran expresividad, con una voz noble y de técnica impecable llena de dinámicas diferentes. Rubén Amoretti cantó con gran seguridad y noble timbre. Le siguió la soprano Yolanda Auyanet con un canto elegante de aterciopelada voz y dulce expresividad.

El tenor Ismael Jordi hizo una sublime interpretación de la romanza “Adiós Granada, Granada mía” de fantástica linea vocal con un total dominio del legatto, con una absoluta expresividad, con una preciosa y brillante voz. Para concluir la Gala Lírica Ainhoa Arteta puso el broche final con una espléndida interpretación de “De España vengo”.

Al finalizar la interpretación de todos los cantantes salió a escena la actriz Núria Espert a expresar el gran cariño que tiene por Monteserrat Caballé y de como la conoció y de los momentos que pasó con ella charlando de la vida, del arte, de la música, y de lo agradecida que estaba a la vida por haberla conocido coronando su intervención con una preciosa frase: “Llevaba su corona de emperatriz de la ópera como si llevase una horquilla en su cabello”.

Finalmente salieron todos los cantantes a cantar conjuntamente el coro “Canta y no llores” de la Zarzuela Don Gil de Alcalá, y que puso a todo el público en pie en un precioso y emotivo homenaje.