Christoph Prégardien y Julius Drake en el Ciclo de Lied

Temporada del “Ciclo de Lied” de el Teatro de la Zarzuela y el CNDM 2019-2020

Lunes, 2 de diciembre de 2019

Franz Schubert

-Auf der Bruck, D 853. Der liebliche Stern, D 861. Im Walde, D 834. Un Mitternacht, D 862. Lebensmut, D 883. Im Frühling, D 882. An mein Herz, D 860. Im Jänner 1817 “Tiefes Leid”, D 876. Über Wildemann, D 884

Robert Schumann

-Liederkreis, op. 39

Christoph Prégardien – tenor

Julius Drake – piano

Fantástico recital en lo artístico como en lo musical. Pudimos vivir una velada llena de exquisitez con grandes dosis de buena música y de entrega artística por parte de los dos intérpretes.

Foto: CNDM – Rafa Martín

La primera parte estuvo dedicada a Franz Schubert con nueve lieder de poemas de Ernst Schulze, donde el tenor Christoph Prégardien junto al pianista Julius Drake interpretaron los Lieder con esplendida musicalidad de interesante discurso musical con absoluta cohesión entre los dos intérpretes. Prégardien por su parte desplegó un sinfín de colores vocales acompañados de grandes dosis de preciosismo musical con una voz de bello timbre acompañada de una excelente dicción, en unos Lieder de Schubert de profunda interpretación, y con la dificultad que conlleva siempre cantar Schubert al ser un compositor que trata la voz más instrumentalmente que líricamente. Por su parte Julius Drake nos deleitó con su excelente ejecución como siempre se puede disfrutar de este pianista, al darle ese relieve necesario que necesita la parte pianística de los lieder en general, y que Drake siempre sabe sacarle el jugo a las partituras con fuerza y expresividad con impecable ejecución ayudando siempre al cantante en la interpretación.

Robert Schumann empezó en 1840 a componer su ciclo de canciones Liederkreis op. 29. Como otros ciclos de canciones del período romántico se basan en poemas de fuerte contenido emocional. Schumann compuso además de los dos Liederkreis, otros ciclos como Frauenliebe und Leben (Amor y vida de mujer) y Dichterliebe (Amor de poeta) que junto a los de Franz Schubert constituyen el núcleo del repertorio de la canción de cámara germánica.

En la segunda parte se interpretó el precioso ciclo de canciones Liederkreis que se caracteriza por su identidad más lírica y que hace que el canto fluya más. Los intérpretes estuvieron espléndidos a partes iguales. El tenor expandió todos sus recursos vocales con una fantástica linea vocal de homogéneo timbre con gran sensibilidad y expresividad, juntamente con el pianista que le dio a cada pieza el ambiente necesario para su interpretación. Hubo momentos intimistas juntamente a otros de gran expresividad con un gran abanico de dinámicas diferentes, fue realmente una joya de interpretación.

Al finalizar el programa del concierto el éxito fue tal que los intérpretes nos regalaron tres propinas de Franz Schubert; Ständchen, Nacht und Träume y Der Musensohn.

Foto: CNDM – Rafa Martín