Bryn Terfel en el Palau de la Música

Temporada “Palau Grans Veus” 2017-2018

Viernes, 6 de abril de 2018

 

Giuseppe Verdi

– Obertura de la ópera Nabucco

Arrigo Boito

– “Sono lo spirito che nega sempre” , de la ópera Mefistofele

Giuseppe Verdi

– “Ehi! Paggiio!… L’Onore! Ladri!” de la opera Falstaff

– “Va pensiero” de la ópera Nabucco

Richard Wagner

– “Coro de los pelegrinos” de la ópera Tannhäuser

– “Invocación al fuego mágico y despedida de Wotan” de la ópera Die Walküre

Módest Mussorgski

– “Muerte de Boris” de la ópera Boris Godunov

Giuseppe Verdi

– Obertura de la Traviata. “Coro de gitanos” de Il Trovatore

Marta Keen

– Homeward Bound

Richard Rodgers & Oscar Hammerstein

– Obertura y “Some enchanted evening” de South Pacific

Jerry Bock

– If I were a rich man” de El violinista en el tejado

 

Bryn Terfel – bajo-barítono

Orfeó Català. Cor jove de l’Orfeó Català

Orquesta Gulbenkian

Gareth Jones – director

 

Extraordinario concierto el que nos ofreció Bryn Terfel junto los coros del Palau, Orquesta Gulbenkian dirigidos por Gareth Jones.

Después de 19 años de su última actuación en Barcelona pudimos disfrutar en mayúsculas del gran cantante y artista galés. Terfel emana arte por sus venas y que es su modo de ser, canta con todo su corazón, con todos sus sentidos, con todo su cuerpo y con toda su sabiduría metiéndose en profundidad  en cada interpretación que ejecuta. Su transformación es absoluta para cada personaje que interpreta con todos sus detalles y sentido actoral, llegando hasta el fondo de la esencia de todo lo que canta. Tiene un extraordinaria capacidad interpretativa con una conexión inmediata con el público desde el primer momento que pisa el escenario con un arrollador carisma, todo acompañado de una espectacular voz de noble timbre con una técnica y dicción impecables y un color de voz inconfundible. Emite todo tipo de matices y expresividades con su voz para así llegar al absoluto arte interpretativo modulando su timbre para cada momento y cada matiz.

El concierto empezó con la Obertura de Nabucco con una interpretación correcta y bien ejecutada por parte de la orquesta con un gesto claro del director Gareth Jones .

Seguidamente hubo dos interpretaciones de Terfel, Mefistofele y Falstaff, donde el cantante galés lo bordó con un gran sentido del humor y gran desparpajo, interpretando un Mefistofele malcarado con toda su expresividad interpretativa y sus silbatos interpretados con gran maestría como el solo sabe hacer. Para interpretar a Falstaff se metió una toalla dentro de su chaleco para parecerse físicamente más al personaje haciendo una interpretación magistral del rol que tantas alegrías le ha dado en su carrera, interpretándolo con todos sus matices posibles tato vocales como actorales creando un personaje absolutamente creíble y que de golpe tenias allí a Falstaff y toda su historia.

Seguidamente hubo dos intervenciones corales, “Va pensiero” de Nabucco y el coro de los peregrinos de Tannhäuser, interpretados por el Orfeó Català y en Cor Jove de l’Orfeó Català interpretandolos con un sonido muy cuidado y de bello timbre, un buen empastamiento de las voces con muy buen equilibrio entre las cuerdas, y una excelente interpretación del coro de peregrinos de la sección masculina de los coros con perfecta afinación y conjunción vocal.

Para acabar la primera parte Terfel nos interpretó la parte final de la Valquiria interpretando un Wotan sublime y emotivo. Creó el personaje con absoluta profundidad con un énfasis al texto muy marcado lleno de sensibilidad, de calidez, de exquisita interpretación musical y con un precioso timbre.

Gareth Jones ejecutó la música con precisión en todo momento con buen control de la orquesta y del coro, notándose que el director a trabajado mucho con Terfel, por que conoce a la perfección su manera de interpretar y está absolutamente pendiente en todo momento del cantante consiguiendo conjuntar a la perfección con el, al ir en todo momento clavados juntamente con los receptivos y profesionales músicos de la Orquesta Gulbenkian que sonó con calidad y buena ejecución.

Foto: Antoni Bofill

Para abrir la segunda parte Terfel nos ofreció una conmovedora muerte de Boris con todo su esplendor vocal y interpretativo, con una justa dosis de dramatismo creando la atmósfera necesaria para interpretar el personaje con la gran generosidad interpretativa y vocal que tanto caracterizan al cantante.

Ya para acabar el concierto nos ofrecieron un “Homeward Bound” de Marta Keen con el coro que hizo una interpretación fantástica y muy emotiva de la parte coraal de la obra, junto a un sensible Terfel que dedicó la partitura a su colega recientemente fallecido  Dimitry Hvorostovsky y a Carmen Mateu, a quien se le dedicó el concierto.

Acabando con dos partituras de musical que tanto le gusta interpretadas magsitralmente, “Some enchanted evening” de South Pacific y “If I were a rich man” de El violinista en el tejado que lo bordó con todo su buen humor y magnetismo escénico encandilando a todo el público existente.

Fue un regalo de concierto con un Bryn Terfel esplendido que nos regaló con una nana como propina para despedirse de todos nosotros y esperando que pronto podamos volverlo a disfrutar.