Roméo et Juliette de Gounod en el Gran Teatre del Liceu

Temporada del Gran Teatre del Liceu 2017-2018

Días 14, 17, 19, 22, 24 y 27 de febrero, 2 y 4 de marzo de 2018

 

Charles Gounod

– Roméo et Juliette. Ópera en cinco actos con libreto de Jules Barbier y Michel Carré. Estrenada el 27 de 1867 en el Théâtre Lyrique Impérial du Châtelet de Paris.

 

Juliette: Katerina Tretyakova. Roméo: Saimir Pirgu. Stéphano: Tara Erraught. Gertrude: Susanne Resmark. Tybalt: David Alegret. Benvolio: Beñat Egiarte. Mercutio: Gabriel Bermúdez. Pâris: Isaac Galán. Grégorio: Germán Olvera. Capulete: Ruben Amoretti. Frère Laurent: Nicola Ulivieri. Duque de Verona: Stefano Palatchi. Frère Jean: Dimitar Darlev

Orquesta Sinfónica y Coro del Gran Teatre del Liceu

Dirección musica: Josep Pons

Escenografía y vestuario: Ashley Martin Davis. Iluminación: Mimi Jordan Sherin. Coreografía: Nicola Bowie.

Dirección de escena: Stephen Lawless

Coproducción del Gran Teatre del Liceu y The Santa Fe Opera

PUESTA EN ESCENA

El montaje de Stephen Lawless ubica la acción original en el contexto de la Guerra Civil de Estados Unidos (1861-1865). Los amantes viven en un clásico marco mortuorio, como una prefiguración que condicionará fatalmente su destino desde su enamoramiento.

Se trata de un decorado que tiene como leitmotiv un panteón durante toda la ópera que simboliza la muerte de los dos amantes, con un decorado eficaz con el uso efectivo de oberturas laterales para los cambios de escenas, juntamente con una buena iluminación de Mimi Jordan y un precioso vestuario de Ashley Martin. Fue un montaje con una dirección de escena efectiva con buena resolución de las escenas y de la coreografía con un logrado montaje con mucha esencia cinematográfica y visualmente muy estético al destacar el vestuario por el fondo uniforme, lúgubre y elegante, con un ambiente romántico por el diseño del vestuario y la caracterización de los personajes.

REPARTO

La Juliette encarnada por Katerina Tretyakova fue pasional, expresiva, entregada y muy real con una estupenda actuación actoral, juntamente a una voz de bello timbre con un perfecto dominio vocal y técnico de generoso volumen, con un fraseo elegante de gran calidad de facilidad vocal. El Roméo de Saimir Pirgu fue cantado con profesionalidad y seguridad vocal, con una emisión cálida y bien controlada encarnando un Roméo romántico y controlado. La mezzosoprano Tara Erraught nos ofreció un Stéphano brillante de voz espléndida con un gran dominio escénico. El resto del reparto estuvieron impecables en sus intervenciones y muy adecuados a sus personajes.

La dirección musical a cargo de Josep Pons fue correcta en todo momento con falta de fuerza en general y poco sentido dramático cuando era necesario con una orquesta correcta y efectiva. El Coro del Liceu estuvo discreto con unas intervenciones planas con corrección técnica.

Fotos: Antoni Bofill