Falstaff en el Teatro Real

Falstaff de Giuseppe Verdi. Comedia lírica en tres actos. Libreto de Arrigo Boito, basado en las obras de teatro Enrique IV (1597) y Las alegres comadres de Windsor (1601) de William Shakespeare.

Estrenada en el Teatro Alla Scala, el 9 de febrero de 1893. Estrenada en el Teatro Real de Madrid, el 10 de febrero de 1894.

Sir John Falstaff: Roberto de Candia. Feton: Joel Prieto Dr. Caius: Christophe Mortagne. Bardolfo: Mikeldi Atxalandabaso. Pistola: Valeriano Lanchas. Mrs. Alice Ford: Rebecca Evans. Ford: Simone Piazzola. Nannetta: Ruth Iniesta. Mistress Quickly: Daniela Barcellona. Mrs. Meg Page: Maite Beaumont

Coro y Orquesta Titulares del teatro Real

Director musical: Daniele Rustioni

Director de Escena y Figurines: Laurent Pelly. Escenografía: Barbara de Limburg. Iluminación: Joêl Adam. Director del Coro: Andrés Máspero

Coproducción Teatro Real con el Teatre Royal de la Monnaie de Bruselas, Opéra National de Bordeaux, la Tokyo Nikikai Opera Foundation y Neoescenografía S.L

Falstaff es una comedia lírica operística en tres actos con libreto de Arrigo Boito basada en “Las alegres comadres de Windsor” y contiene escenas de “Enrique IV” de William Shakespeare. Su estreno tuvo lugar el 9 de febrero de 1893 en elTeatro Alla Scala di Milano. Fue la última ópera escrita por Giuseppe Verdi, la segunda ópera cómica que escribió y la tercera ópera que compuso basada en una obra de William Shakespeare.

La trama gira en torno a los esfuerzos infructuosos de Sir John Falstaff para seducir a dos mujeres casadas, con tal de quedarse la fortuna de sus maridos. Aunque Verdi era consciente de su edad avanzada para componer, anhelaba volver a escribir una comedia y había quedado satisfecho con el boceto de Boito. Tras la primera puesta en escena, Verdi llevó a cabo varios cambios en las melodías, motivo por el cual algunos editores han tenido dificultades para definir cuál es el repertorio definitivo de Falstaff.

PUESTA EN ESCENA

Laurent Pelly, reconocido maestro en la dirección de actores, ha vuelto al Teatro Real para dirigir una nueva producción de la obra maestra de Verdi en la que es también el autor de los figurines. En su concepción de la ópera, cuya acción traslada a nuestro tiempo en una escenografía esquemática, orgánica y mutante diseñada por Barbara de Limburg, donde Laurent Pelly va profundizando en el interior de los personajes en un viaje metafísico en el que se desvanecen los límites de la farsa y de la comedia, para entrar en el reino mágico del encantamiento y de la fábula.

Fantástica puesta en escena de Laurent Pelly llena de ocurrencias cómicas con una inteligente y dinámica dirección teatral de los cantantes donde saca el máximo potencial de cada uno de ellos creando un espectáculo muy entretenido, divertido y lleno de humor inteligente.

Aunque la puesta en escena está ambientada en nuestros días, no se pierde ni un solo detalle de la obra original con total respeto a la partitura de Verdi y el libretto de Boito, potenciando el sentido cómico de la obra con una escenografía de gran calidad con un trabajo muy minucioso de todos los personajes en todos sus movimientos y en todos sus gestos para dar sentido a todo el texto con un gran acierto teatral. Laurent Pelly consigue grandes momentos con su puesta en escena con un gran final de gran efecto, con efectos teatrales muy efectivos durante toda la obra con una estructura cambiante empequeñeciendo el escenario para la taberna (que en este caso es un Bar mugriento), o una estructura ya más grande que son unas escaleras llenas de puertas que se va moviendo donde se producen las escenas más liosas y divertidas de la obra.

Perfecta iluminación que enriquece todo lo que sucede en el escenario con un vestuario colorido de calidad.

REPARTO

El barítono Roberto De Candia encarna un Sir John Falstaff lleno de matices tanto en lo vocal como en lo teatral. Candia es un experto en este personaje, y se nota perfectamente en la madurez y soltura en como lo interpreta, dándole al personaje un gran abanico de matices vocales usando todas sus virtudes vocales para darle en cada momento la intensidad y el color vocal necesario para cada escena. Su interpretación es robusta y de gran inteligencia siempre conduciendo su voz con gran maestria para darle más efecto al bribón panzudo. El cantante posee una voz de interesante color vocal con una emisión limpia de brillante timbre y muy bien timbrada con un volumen generoso. En definitiva interpreta un perfecto Falstaff lleno de matices con el humor necesario y con gran vida propia.

El Feton de Joel Prieto es elegante con facilidad vocal y técnica impecable, al igual que el correcto Dr. Calius de Christophe Montargne.

El Ford de Simone Piazzola es fantástico en su linea vocal con un timbre noble y cuidado lleno de matices musicales y vocales con una gran entrega vocal y expresiva que nos ofreció un gran momento en su aria “È sogno? o realtà?”.

Los personajes de Bardolfo interpretado por un brillante Mikeldi Atxalandabaso con una voz potente y de interesante timbre con una interpretación trepidante del personaje, junto a su compañero Valerio Lanchas encarnando a un Pistola lleno de humor y acertados momentos tanto vocales como interpretativos.

La soprano Ruth Iniesta dibuja una Nannetta fresca y vivaracha con un preciosos timbre vocal y un técnica impecable de precisa y bien proyectada voz. En todo momento estuvo entregada a su personaje con solvencia escénica y con una preciosa y delicada interpretación de su aria “Sul fil d’un soffio etesio” del Tercer acto.

Fantásticas también la Mistress Quickly de Daniela Barcellona con un gran trabajo actoral con una gran inyección cómica que la cantante domina a la perfección con gran nivel vocal, al igual que la Mrs. Alice Fordc de Rebecca Evans de timbre aterciopelado y la Mrs. Meg Page de Maite Beaumont con una voz interesante y perfectamente emitida.

La dirección musical de Daniele Rustioni fue fantástica en todo momento con una dirección precisa y muy musical, creando todas las atmósferas que necesita la compleja partitura de Verdi, llena de matices musicales y contrastes sonoros y dinámicos. Aportó fuerza interpretativa y expresividad a la partitura sacando el máximo rendimiento a la orquesta titular del Teatro Real, donde supo potenciar al máximo los contrastes y texturas orquestales sacando el máximo potencial de formación orquestal que tenia delante para así crear una versión llena de vida y fuerza, y que supo captar a la perfección la esencia de la obra y de su protagonista Sir John Falstaff.

La orquesta proyectó un sonido rico con un gran empaque orquestal y perfectas secciones de la orquesta. El Coro titular hizo un buen trabajo con una perfecta cohesión entre las cuatro cuerdas con gran equilibrio vocal.

En definitiva una producción del Fasltaff de Verdi de gran calidad tanto en lo vocal como en lo musical, y con una puesta en escena de gran inteligencia cómica.