21 octubre, 2020

Temporada de la Fundación Juan March 2019-2020

Miércoles, 8 de enero de 2020

“El pájaro de dos colores”. Ópera de cámara de Conrado del Campo sobre libreto de Tomás Borrás. Orquestación parcial de Miquel Ortega.

El pájaro/Ella – Sonia de Munck. Don Tigre/El clon – Borja Quiza. El Mono/El Augusto – Gerardo Bullón. Actor y bailarín – Aarón Martín.

Escenografía – Carmen Castaño. Diseño de vestuario – Gabriela Salaberri. Diseño de iluminación – Lía Alves. Diseño de vídeo – Mario Domínguez.

Grupo de cámara de la JONDE

Dirección musical – Miquel Ortega

El pájaro de dos colores es una ópera de cámara compuesta por Conrado del Campo sobre un libreto de Tomás Borrás. Esta producción es su estreno absoluto y recupera la partitura inédita de Conrado del Campo. La orquestación ha sido completada por Miquel Ortega, quien también se hace cargo de la dirección musical de la obra.

El país de las alegorías es el lugar donde se emplaza la acción de El pájaro de dos colores. En ese territorio imaginario -mezcla de selva, circo y bar americano- se reúnen tres personajes de marcado carácter simbolista. Don Tigre, un marcial caballero que persigue el amor idealizado que trata de liberar al Pájaro, El Mono en su papel de demiurgo, se resiste a dejarlo escapar y finalmente lo transforma en una mujer moderna y terrenal. A pesar de todos los impedimentos, el amor acabará triunfando a su manera.

Primeramente se ha de felicitar a la Fundación Juan March y al Teatro de la Zarzuela por recuperar y estrenar una obra olvidada que en su día quedó incompleta y no se llegó a estrenar.

El pájaro de dos colores con música de Conrado del Campo y libreto de Tomás Borrás es una ópera de cámara de una durada aproximada de una hora de influencia germánica en su escritura, compuesta dentro de la década de los años treinta y que en momentos dibuja el estilo del cabaret y el jazz. Escritura rica en armonías y texturas con un amplio contraste de dinámicas y musicalidad expresiva. Ópera imaginativa con dinámico libreto de rapidez narrativa y escénica, donde la puesta de escena de Carmen Castañón estuvo llena de colorido, brillantez, imaginación, elegancia y perfecta coreografía donde los cantantes pudieron perfilar sus personajes a la perfección. Vestuario atrevido y lleno de color de Gabriela Salaberri con una personalidad muy marcada para cada personaje y un precioso colorido, y todo envuelto de una perfecta iluminación llena de vida de Lía Alves que hizo más mágico el ambiente.

Los cantantes estuvieron a buen nivel en su conjunto. La soprano Sonia de Munck con un canto virtuosistico de facilidad vocal y buena musicalidad, creando el personaje del pájaro con sensualidad y seducción con dominio escénico y teatral. El barítono Borja Quiza recreó un Don Tigre varonil y fuerte de voz segura y perfecta emisión vocal con un timbre brillante y limpio, dada la dificultad de su parte al ser demasiado aguda para una voz de barítono, y que la resolvió perfectamente bien ejecutada. Gerardo Bullón encarnó al Mono con una bella voz y generoso timbre de noble color vocal con gran seguridad técnica en todo momento, interpretando al personaje con gran soltura y presencia escénica. Dentro del elenco de cantantes la puesta en escena optó por incluir un personaje mudo de propia invención para redondear el espectáculo interpretado con gran eficacia por parte del actor y bailarín Aarón Martín.

La parte musical corrió a cargo del director de orquesta y compositor Miquel Ortega, quien ha acabado de orquestar la mitad de la partitura de la cual solo había la parte vocal con una parte para piano, que con gran oficio ha realizado una gran labor de perfecta orquestación. Musicalmente dirigió la partitura con musicalidad, dinamismo, soltura y perfecta coordinación con los cantantes, siempre pendiente de ellos y facilitándoles las cosas, ya que la parte vocal de esta partitura es un tanto extrema y incomoda en su escritura llevando a la voz siempre en su zona aguda con poco margen a una zona vocal más coherente y cómoda. En la parte instrumental estuvo formada por miembros de la JONDE que estuvieron en todo momento atentos a las indicaciones del maestro para llevar acabo el mejor resultado.