Doña Francisquita en el Teatro de la Zarzuela

Temporada del Teatro de la Zarzuela 2018-2019- Del 14 de mayo al 2 de junio.

Amadeo Vives – “Doña Francisquita”. Comedia Lírica en tres actos con libreto de Federico Romero y Guillermo Fernández-Shaw, inspirado en La discreta enamorada de Lope de Vega, en una adaptación de Lluís Pascual. Estrenada en el Teatro Apolo de Madrid el 17 de octubre de 1923.

Francisquita: Sabina Puértolas/Sonia de Munk. Fernando: Ismael Jordi/José Luis Sola. Aurora: Ana Ibarra/María Rodríguez. Cardona: Vicenç Esteve/Jorge Rodríguez-Norton. Doña Francisca: María José Suarez. Don Matías: Santos Ariño. Lorenzo Pérez: Antonio Torres. Actor: Gonzalo de Castro. Castañuelas: Lucero Tena.

Coro Titular del Teatro de la Zarzuela. Orquesta de la Comunidad de Madrid. Cuerpo de baile

Dirección musical: Óliver Díaz

Dirección de escena: Lluís Pascual. Escenografía y vestuario: Alejandro Andujar. Iluminación: Pascal Mérat. Coreografía: Nuria Castejón. Diseño audiovisual: Celeste Carrasco

Nueva producción del Teatro de la Zarzuela en coproducción con el Gran Teatro del Liceo y la Ópera de Lausanne. Representaciones dedicadas a la memoria de Alfredo Kraus en el vigésimo aniversario de su fallecimiento.

PUESTA EN ESCENA

En las escenas de Doña Francisquita están las costumbres, las modas y los personajes que circulan por Madrid, por lo que cada época las ha ido revistiendo y transformando con muy distintos montajes escénicos al cabo de los casi cien años que está a punto de cumplir la obra. El director de escena Lluís Pascul recalca que es una producción hecha desde la alegría que produce esta música, desde ese mundo de recuerdos felices de su infancia repleto de emociones. Pero también es una propuesta reflexiva e innovadora para un auténtico clásico de la lírica española. Pascual señala que “tal vez solo la música evocadora y real al mismo tiempo sea capaz de producir esos sentimientos, para disfrutar de ese espíritu de fiesta compartida que es el teatro lírico, un lugar de memoria de las artes y las emeociones”.

Original y creativa puesta en escena de Lluís Pascual donde cada acto lo recrea de una manera diferente y que hace teatro dentro del teatro. El primer acto es un estudio donde se está grabando en disco Doña Francisquita en el año 1934, el segundo acto es una grabación en el año 1964 en un plató de televisión de la Zarzuela con vestuario romántico, y el tercer acto es un ensayo de Doña Francisquita en nuestra época actual, y todo se enlaza con un personaje inventado que representa el director artístico de los tres actos interpretado magistralmente por el actor Gonzalo de Castro donde hay grandes dosis de verdad y humor con una interpretación honesta y expresiva de gran presencia escénica. En esta versión de Lluís Pascual se prescinde del libreto original y se ha creado un texto nuevo para las partes habladas donde los diálogos se basan en las conversaciones del director de las grabaciones y ensayo con sus respectivos interpretes de los personajes que da lugar a situaciones muy frescas y divertidas, y que da una visión curiosa y innovadora. Hay un trabajo muy personal y profundo de Lluís Pascual donde introduce con mucho cariño sus recuerdos de la infancia sobre la Zarzuela creando un mundo de luz y alegría. Hay mucha vida y color con grandes toques de humor y mucha interacción entre los personajes. En realidad el decorado casi ni existe, pero la puesta en escena es tan expresiva y comunicativa que ni siquiera se hecha en falta. La música y los interpretes lo son todo en esta producción con un vestuario preciosos de gran colorido, con un movimiento escénico de gran soltura, con una intención y dirección de actores fantástica donde todo está trabajado al detalle. Esta puesta en escena es tan peculiar que se unen la realidad con la magia de la ficción con expresividad y comunicación, y que desde el primer momento te atrapa y te seduce. En el tercer acto hay dos elementos muy bonitos y especiales: Pascual introduce en escena unos fragmentos de la película “Doña Francisquita” de 1934 dirigida por Hans Behrendt de gran valor artístico proyectada en una gran pantalla mientras se está ensayando Doña Francisquita, y la valiosísima aparición en escena de la ya legendaria interprete de castañuelas Lucero Tena interpretando el Fandango del tercer acto que emocionó a todo el público asistente. También en la puesta en escena hay varios momentos del segundo y tercer acto donde intervienen el cuerpo de baile con una acertada coreografía de Nuria Castejón.

PRIMER REPARTO

Sabina Puertolas debutaba por primera vez con el personaje, y nos ofreció una Francisquita refinada de exquisito fraseo y refinada técnica, con un color noble y una perfecta proyección vocal. Actoralmente la interpretó con carácter y a la vez dulzura con dosis expresivas y de dominio escénico.

El Fernado del tenor Ismael Jordi fue fantástico en todos sentidos, con una voz generosa de bello timbre, con absoluta entrega tanto vocal como actoral, con una técnica impecable y un fraseo inteligente y bien conducido. En todo momento estuvo esplendido destacando su famosa romanza “Por el humo se sabe donde está el fuego” donde el cantante la bordó con gran presencia escénica agudos generosos.

La Aurora de Ana Ibarra derrochó expresividad, seguridad vocal y escénica con gran temperamento y personalidad regalándonos grandes momentos, con una voz carnosa y sugerente.

El tenor Viçens Esteve interpretó un Cardona con seguridad escénica y corrección, pero un tanto histriónico.

SEGUNDO REPARTO

La soprano Sonia de Munck interpretó una Francisquita delicada y sensible, con una voz equilibrada en sus registros de buena proyección con calidez, expresividad y gran comunicación.

El tenor José Luis Sola interpretó un Fernando de voz ligera con bonitos y bien dibujados fraseos, con facilidad vocal y un convincente personaje.

La Aurora de María Rodríguez fue temperamental de voz redonda con seguridad escénica y voz generosa.

El tenor Jorge Rodríguez-Norton cantó un Cardona con un interesante timbre vocal con seguridad técnica y presencia escénica.

María José Suárez interpretó a Doña Francisca con fantástica interpretación actoral con dominio escénico y vocal y una interpretación fantástica cómica. Fue un personaje secundario que brilló especialmente.

El Don Matias de Santos Ariño y el Lorenzo Pérez de Antonio Torres estuvieron muy correctos con profesionalidad.

El Coro estuvo muy equilibrado entre las voces con un cuidado sonido que nos ofrecieron el coro del tercer acto con delicadeza y sensibilidad.

La Orquesta de la Comunidad de Madrid estuvo en todo momento equilibrada de correcta ejecución con una dirección musical refinada, efectiva, clara y precisa con buenos fraseos musicales por parte del director musical Óliver Díaz, con una perfecta dirección vocal siempre respetando la vocalidad y la respiración de los cantantes.