Novedad discográfica

CD: Beethoven The Cello Sonatas – 2 CD-DDD

Ludwig van Beethoven

– Integral de Sonatas para violonchelo y piano núm. 1-5

Adolfo Gutiérrez Arenas – cello

Christopher Park – piano

sr-0006-cover-1Discográfica: Solé Recordings

Recording producer & engineer: Stephan Flock

Recording company: Emil-Berliner-Studios

Album producer: Antoni Solé

Executive producer & editorial supervisor: David Rodríguez Cerdan

Booklet notes: Luis Gago

Coordination: Club Matador

Total time: 111’26

 

mediaEl pasado mes de octubre de 2016 entre los dias 27 y 29, se presentó simultáneamente en Madrid (Club Matador y La Quinta de Mahler) y Barcelona (Solé Luthiers), el nuevo CD del violonchelista Adolfo Gutiérrez Arenas y el pianista Christopher Park con la integral de la Sonatas para chelo y piano de Beethoven. Este disco representa la primera integral de las Sonatas grabada por un intérprete español desde las referenciales lecturas de Pau Casals y Gaspar Cassadó.

Las Sonatas para violonchelo y piano de Beethoven nos presentan al compositor alemán en tres estados fundamentales de su devenir creativo: las primeras exclamaciones de quien se sabe llamado a hacerse oír (op. 5), la conquista de una nueva voz, potente y segura de sí misma (op. 69), y el tránsito necesario hacia la reclusión interior (op. 102). Al contrario que en el resto de los géneros camerísticos que cultivó, el compositor alemán no contaba aquí con ningún precedente de Haydn y Mozart que, al menos en un principio, se convirtieron siempre en el faro que iluminaba sus primeras aproximaciones a terrenos nunca visitados previamente.

Las dos primeras sonatas op. 5, son algo inusuales en su estructura con dos bellísimos adagios de movimientos iniciales que preceden a dos movimientos rápidos expansivos y llenos de virtuosismo. Fueron compuestas en 1796 y dedicadas al Rey Prusiano Federico Guillermo II.

La sonata intermedia, la op. 69, es una muestra perfecta del tono medio entre el temperamento de las dos iniciales y la profundidad clásica de las dos últimas. Fue dedicada al Barón Gleichenstein y compuesta en 1808, y fue estrenada en 1812 por Czerny y Linke. Es un equilibrio precioso entre el virtuosismo y la solemnidad artística, el juego entre ambos instrumentos está maravillosamente logrado en todas y cada una de sus secciones e intervenciones.

La dos últimas Sonatas op. 102 del 1815 son muestra del último Beethoven, explorador de las posibilidades instrumentales, de su atractivo musical, de ir un poco más allá en la exploración de sus posibilidades y de abrir un camino a la exploración formal hacia las grandes agrupaciones de cuerda. Fueron dedicadas a la Condesa Marie von Erdödy.

14910414_10209571077587153_8969817804846175544_n

Se trata de una esplendida grabación tanto en la toma de sonido como en su interpretación: los interpretes antes de grabar hicieron una gira de conciertos para madurar las partituras y vivir la sensación de como iba evolucionando su interpretación, para así poder hacer una versión profunda y madurada de la interesante música de Beethoven.

El resultado es una versión llena de matices y musicalidad rica e interesante. La expresión de los músicos es profunda y estudiada hasta el último detalle siempre teniendo en cuenta la esencia de la música de Beethoven: la expresividad más humana y visceral con gran carga emocional, con una gran personalidad pasional de gran calidad, y así es como suena esta integral de las Sonatas para chelo y piano.

Adolfo Gutiérrez es un violonchelista de gran inteligencia técnica y musical, donde domina a la perfección su instrumento, y que aprovecha todas las posibilidades de su precioso y gran instrumento -un violonchelo de Francesco Ruggieri de 1673 construido en Cremona- dotando a su instrumento de un sonido grande y expansivo de gran belleza tímbrica. Gutiérrez con su arco engancha las cuerdas con expresividad y un sonido poderoso y profundo, y eso le facilita que su manera de tocar sea sincera y muy expresiva, con una técnica impecable que hace que lo difícil suene fácil.

El pianista Christopher Park es un gran pianista de gran sonido y gran técnica. Al igual que Adolfo Gutiérrez  posee una gran expresividad y musicalidad de alta calidad, con una articulación clara y muy bien ejecutada, con un sonido generoso lleno de armónicos.

La conjunción de ambos es perfecta, ya que viven la música de la misma manera, con una total entrega a lo que están interpretando con todos los detalles de las partituras expresados a la perfección, con inteligentes dibujos musicales y grandes contrastes dinámicos; pasan del sonido más delicado al más dramático pasando por toda la gama de sonidos posibles. Son dos interpretes que casan su interpretación a la perfección con una misma unidad en su discurso musical con una total conjunción entre ellos, donde siempre hay un dialogo compartido musicalmente. Los movimientos rápidos tienen una gran vida propia expansiva contrastando con unos Adagios y Andantes de gran lirismo con gran sensibilidad. Su interpretación de las Sonatas de Beethoven aportan al mundo discográfico profundidad musical y sonora con mucha personalidad, con una nueva versión diferente a lo que ya has escuchado y con personalidad propia, y que realmente cuando la escuchas oyes a Beethoven en estado puro.

El técnico de sonido Stephan Flock se nota que trabajó buscando el sonido más natural posible y buscando las características de cada músico para potenciarlas, consiguiendo una excelente grabación con personalidad, y que, cuando empiezas con el primer CD y lo disfrutas al máximo, al acabarse te quedas con ganas de seguir escuchando, y sin perder un minuto, te pones el segundo para seguir disfrutando de la buena música y de la excelente interpretación con ganas de volver a repetir.

Se tiene que felicitar a Solé Recordings por su excelente trabajo con interesantes novedades discográficas.

En definitiva, es de esas versiones en CD que necesitamos en nuestra vida para vivirla con más plenitud, que nos quedan dentro y nos hacen reflexionar.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA