David Cassan en el BACH VERMUT

Temporada del CNDM 2019-2020

Sábado, 26 de octubre de 2019

David Cassan

-Improvisación de una partita sobre un coral al estilo de Johann Sebastian Bach

Johann Sebastian Bach

-Sonata en trio núm. 1 en Mi bemol Mayor, BWV 525

César Franck

-Pière, op. 20

Béla Bartók

-Danzas populares rumanas, Sz 56

David Cassan

-Improvisación libre sobre B-A-C-H

David Cassan – órgano

Inaguración de la VI Temporada del BACH VERMUT

El ciclo BACH VERMUT es una estupenda idea que se hace un sábado al mes en el Auditorio Nacional de Música de Madrid, conjuntando gastronomía, un concierto de órgano de una hora de duración en la sala principal, y al acabar el BACH JAZZ, un aperitivo-degustación en el vestíbulo amenizado por versiones de jazz sobre obras de J. S. Bach, a cargo en esta ocasión por Ariel Bringuez-saxo, Iván Melón-piano, Gastón Goya-contrabajo y Georvis Pico-batería.

El concierto de órgano de la sala principal estuvo protagonizado por organista francés David Cassan.

El organista empezó el concierto con una improvisación de una partita de Bach sobre un coral. La recreación fue efectiva con variedad de armonizaciones y dinámicas, donde se pudieron escuchar todo tipo de fraseos musicales.

Seguidamente interpretó una Sonata en trío para órgano que fueron compuestas por Johann Sebastian Bach para instruir a su hijo mayor, Wilhelm Friedemann, en el contrapunto a tres voces y en la ejecución independiente de las voces. David Cassan hizo una interpretación limpia, donde se pudo escuchar perfectamente todos los detalles de la partitura pudiendo seguir perfectamente cada voz del teclado.

La Prière de César Franck es una partitura intimista donde el tema inicial, en tonalidad menor a cinco voces, nos introduce en el ambiente meditativo de la pieza, prosiguiendo a unos momentos más expresivos y de mayor sonoridad del instrumento. Cassan le dio a la pieza la intimidad adecuada a la partitura cuando lo requería, con variados registros en el órgano que nos expresó en todo momento la esencia de la partitura de riqueza en su armonía y sonoridad de interesante lenguaje musical con momentos de plenitud sonora.

Béla Bartók y Zoltan Kodály en la década de los años 1910 se recorrieron Transilvania grabando con un fonógrafo de cilindros diversas melodías populares, y que en 1915 Bartók las plasmó en un recopilatorio de Danzas rumanas para piano. David Cassan hizo una interesante interpretación de las partituras aprovechando los diferentes registros del órgano para potenciar los contrastes sonoros y rítmicos de la partitura, para así destacar los cambios y colores de las composiciones, con grandes contrastes en su ejecución dándole todo ese carácter folclórico y fresco que posee la partitura.

CNDM 2019-20. BACH VERMUT. DAVID CASSAN – Foto- Rafa Martín
bsh

Para acabar el concierto el organista hizo una improvisación del B-A-C-H que en la nomenclatura alemana se traduce a las notas si bemol, la, do y si, con un resultado exuberante y esplendoroso. La improvisación tuvo en todo momento una ambiente un tanto fantasmagórico por el enfoque que le dio David Cassan, con grandes contrastes armónicos y estilistas, con un gran abanico de fraseos y dinámicas, siempre con la presencia de las cuatro notas que se iban repitiendo a momentos con diferentes armonizaciones. Hubo momentos plenos del instrumento con otros contrastados de sensible intimidad. Fue una interensantísima improvisación de David Cassan con un dominio absoluto del instrumento, de técnica impecable durante todo el concierto.