Esa-Pekka Salonen en el Auditorio Nacional

Temporada de IBERMÚSICA 2019-2020

Miércoles, 9 de octubre de 2019

Ludwig van Beethoven

-Rey Esteban, Obertura op. 117

Alban Berg

-Lulu (suite)

Ludwig van Beethoven

-Sinfonía núm. 7 en La mayor op. 92

Rebecca Nelsen – soprano

Philharmonia Orchestra

Esa-Pekka Salonen

La Obertura “Rey Esteban” de Beethoven es una partitura muy poco conocida del compositor y que se descubrió hace poco tiempo en al localidad de Greenwich-Connecticut que se trata de una obra que el compositor la escribió entre 1811 y que solo se interpreta su obertura. La obra cuenta la vida del fundador de la nueva Hungría a finales del siglo X e inicios del IX.

El concierto empezó de una manera muy enérgica con la desconocida obertura Rey Esteban de Beethoven. Esa-Pekka Salonen juntamente con la Philharmonia Orchestra interpretaron la partitura con vigor y expresividad, con unos dibujos musicales ricos en dinámicas y con mucha brillantez tanto sonora como musical.

La ópera de Alban Berg está compuesta de un prólogo y dos actos con libretto del mismo compositor que está basado en las tragedias Erdgeist (El espíritu de la tierra) y Die Büchse der Pandora (La Caja de Pandora) de Frank Wedekind de temática sobre el erotismo femenino de una manera descamada y cruda. Lulú representa el ascenso y caída de una fascinante y controvertida femme fatale que desempeña los papeles de esposa infiel, amante caprichosa, objeto de deseo, artista de cabaret, asesina, fugitiva y prostituta. Berg falleció antes de acabar el tercer acto que concluyó el compositor y director austriaco Friedrich Cerha después del fallecimiento de la esposa del compositor, pero sí preparó una suite en 1934 con parte del material que había completado. La tituló Piezas sinfónicas de la ópera Lulú que consta de cinco números donde dos ellos están interpretados por una soprano.

Interesante interpretación de la Suite de Lulu con grandes contrastes sonoros, con expresividad dramática, con un gran abanico de texturas orquestales, con un buen trabajo en todas las secciones de la orquesta, con precisión en la articulación de los detalles de la partitura y siempre con un sonido cuidado y de calidad con un control absoluto de la partitura por parte del director. La soprano Rebecca Nelsen fue la encargada de interpretar el tercer y quinto movimiento de la Suite con un absoluto conocimiento de la la partitura y del personaje de Lulu. Su interpretación fue sensual, de correcta emisión vocal con una técnica impecable que le facilitó abordar las dificultades técnicas de la partitura con solvencia y absoluto control de la presencia escénica, con un bello timbre vocal.

La Sinfonía núm. 7 de Ludwig van Beethoven fue compuesta entre 1811 y 1812 durante la estancia del compositor en la ciudad bohemia de Teplice y dedicada a el conde Moritz von Fries. La sinfonía fue estrenada en Viena el 8 de diciembre de 1813 durante un concierto de caridad para los soldados heridos en la batalla de Hanau dirigida por el propio Beethoven.

En la segunda parte del concierto se interpretó la Séptima Sinfonía de Beethoven con una batuta de Esa-Pekka Salonen muy precisa, resolutoria, muy vigorosa con absoluto control del conjunto orquestal, con grandes fraseos musicales, con equilibrio orquestal y con grandes dinámicas. El primer movimiento empezó con unos acordes de gran amplitud sonora seguido de una introducción fresca y de excelente ejecución por parte de la orquesta. El segundo movimiento empezó de una manera minuciosa que poco a poco fue caminando hacia el esplendor interpretativo con un fraseo inteligente y siempre con un gran sentido musical. El tercer movimiento fue muy dinámico para desembocar en un espléndido cuarto movimiento lleno de fuerza interpretativa. La orquesta estuvo en todo momento compenetrada con su director con una feliz cohesión que hizo que pudiéramos disfrutar del concierto plenamente con el gran carisma que posee Esa-Pekka Salonen y que transmite tanto a sus músicos como al público asistente.

Foto: Rafa Martín