Anna Netrebko, Yusif Eyvazov y Christopher Maltman en el Teatro Real

Temporada del Teatro Real 2019-2020

Viernes, 1 de noviembre de 2019

Giuseppe Verdi

Otello – “Già nella notte densa”. Nabucco – Obertura. Don Carlo – “Tu che le vanità”. Luisa Miller – “Oh! fede negar potessi”. Macbeth – Pietà, rispetto, amore”. I vespri siciliani – Obertura. Macbeth – “Ove son io?”. Il trovatore – “Tace la notte!”.

Giuseppe Verdi – La forza del destino “Invano Alvaro ti celasti al mondo”. Alfredo Catalani – La Wally “Ebbene? Ne andrò lontana”. Pietro Mascagni – Caballeria rusticana “Mamma, quel vino è generoso” Intermezzo. Franz Lehár – La viuda alegre “Lippen Schweigen”. Giacomo Puccini – Tosca “E lucevan lestelle” Gianni Schicchi “O mio babbino caro”. Umberto Giordano – Andrea Chénier “Nemico della patria” “Vicino a te”

Anna Netrebko – soprano

Yusif Eyvazov – Tenor

Christopher Maltman – barítono

Orquesta Titular del Teatro Real

Denis Vlasenko – director

Maravilloso concierto protagonizada por tres grandes cantantes que nos hicieron vivir una noche especial i inolvidable.

Gran expectación de la vuelta de la soprano Anna Netrebko al escenario después de 18 años de su debut, y fue un reencuentro brillante de gran magia interpretativa y artística.

Se creó un ambiente especial en el escenario desde el primer momento con el dúo de Otello de Verdi con el tenor Yusif Eyvazov y Anna Netrebko ya solo salir al escenario. Hubo una gran magia entre los dos que se pudo palpar entre el público con una absoluta cohesión entre las dos voces y la interpretación llena de amor, de calidad artística y musical. Entrelazaron sus voces de una manera sublime interpretando la música de Verdi con gran realismo y expresividad lleno de fraseo y emisión vocal excelente por parte de los dos cantantes.

Prosiguió el concierto, dedicada la primera parte íntegramente a la música de Giuseppe Verdi, con la Obertura de Nabucco de precisión en su dirección y ejecución, dando paso a una espectacular interpretación de la aria “Tu che le vanità” del Don Carlo de Verdi. Anna Netrebko sacó todo su potencial al interpretar la compleja aria de Elisabetta de Valois de una manera esplendida con una absoluta entrega llena de emoción. Netrebko le aportó a la interpretación vida, dramatismo, interpretación absolutamente teatral, sensibilidad, emoción con un canto de absoluta pulcritud de inteligencia técnica, con unos legattos elegantes de precioso canto y perfecta dicción. La soprano posee una voz única en su timbre de precioso color vocal donde apiana la voz con exquisita facilidad, contrastando con su generoso volumen de excepcional proyección vocal con grandes contrastes expresivos y vocales. Es una maravilla de soprano que te transporta más allá de la interpretación con una magia interpretativa y escénica que muy pocos poseen actualmente y anteriormente, definitivamente es una soprano única.

El concierto siguió con el aria de tenor de Luisa Miller con un Yusif Eyvazov brillante de esplendida proyección vocal, con un timbre brillante y potente voz. Precioso legatto con una manera de ejecutar las frases dúctil y llena de sentido, conduciendo las frases modulando la voz inteligentemente para abordar perfectamente la aria llegando a su punto culminante con una voz brillante de agudos plenos y generosos con expresividad y entrega expresiva.

Seguidamente fue la interpretación del barítono inglés Christopher Maltman devoz robusta de la aria de Macbeth “Pietà, rispetto, amore” con una gran expresividad dramática de facilidad vocal con una técnica impecable. El barítono posee una notable expresividad con un canto de perfecta emisión vocal con un interesante timbre vocal, donde abordó la aria con fluidez y gran entrega escénica.

Seguidamente la orquesta interpretó la Obertura de I vespre Siciliani con brio y buena articulación, donde dio paso al Duo de Lady Macbeth y Macbeth con una Anna Netrebko esplendorosa en su interpretación con un rol de domina a la perfección, al igual que Christopher Maltman que estuvo espléndido. Para finalizar la primera parte interpretaron conjuntamente los tres cantantes el fragmento de Il trovatore “Tace lanotte!” donde estuvieron los tres espléndidos, consiguiendo que aunque fuese un concierto entráramos en la ópera y su argumento en un segundo por lo grandes interpretes que son y su absoluta pasión escénica teatral.

La segunda parte empezó con el dúo de La forza del destino entre Jusif Eyvazon y Christopher Maltman de perfecta interpretación, dando paso a la aria de La Wally “Ebbene? Ne andró lontana” con una interptetación de Netrebko de gran sensibilidad musical y vocal, modulando la voz siempre con acierto para embellecer el sonido y la interpretación con gran expresividad.

El tenor nos interpretó una “Mamma, quel vino è generoso” de Cavalleria Rusticana con emoción y fantástico canto, de generosa interpretación con un perfecto fraseo y absoluta seguridad vocal y de agudos esplendorosos. Seguidamente el barítono y soprano nos deleitaron con un dúo de La viuda alegre con vals incluido bailado, que fue un momento distendido y ameno que se agradeció después de tanta intensidad interpretativa.

La interpretación Yusif Eyvazon de la aria de Tosca “E lucevan le stelle” fue sutil y a la vez visceral con toda su sensibilidad y expresividad con momentos íntimos contrastados con otros pasionales. Seguidamente Netrebko nos regaló una sublime interpretación de “O mio babbino caro”.

Para acabar el concierto fue el turno de la ópera Andrea Chénier con dos fragmentos. El barítono Christopher Maltman interpretó la aria “Nemico della patria” con anécdota incluida: en medio de la interpretación de la aria saltó la alarma del escenario de golpe y se tuvo que interrumpir la interpretación hasta que pudieron apagarla (esto es lo que tiene hacer un concierto el día de los difuntos!), y seguidamente el barítono tuvo que volver a empezar, y su interpretación fue espléndida con una voz magnifica y una gran expresividad. El concierto concluyó con el dúo del final de la ópera con unos Anna Netrebko y Yusif Eyvazov realmente espléndidos conjuntando sus voces y su expresividad a la perfección creando un final emotivo de gran intensidad. En todo momento el director de orquesta Denis Vlasnko estuvo pendiente de los cantantes y le dio la atmósfera necesaria a cada fragmento musical que se interpretó.

Al finalizar el concierto los aplausos fueron clamorosos como era de esperar, y los tres cantantes nos ofrecieron una propina interpretando “O sole mio” a trio con un baile espontaneo por parte de Anna Netrebko que nos hizo salir a todos felices del concierto con una sonrisa en la cara.