Peer Gynt y la OCNE

Temporada de la OCNE 2018-2019

Domingo, 26 de mayo de 2019

Antón García Abril

-Hemeroscopium (1972)

Béla Bartók

-Concierto para violín núm. 2, BB 117

Edvard Grieg

-Peer Gynt, opus 23 (selección)

Augustin Hadelich -violín

Aurora Marthens -soprano

Orquesta y Coro Nacionales de España

Miguel Harth-Bedoya

Hemeroscopium de Anton García Abril fue un encargo de la Orquesta Sinfónica de la Radio-televisión Española que se estrenó el 22 de abril de 1972. La obra trata de los últimos hallazgos de la segunda escuela de Viena, un serialismo por el que el compositor se sintió tan interesado.

Interesante partitura con un gran abanico de sonoridades, colorido y texturas orquestales que se interpretó con pulcritud y precisión.

El Concierto núm. 2 para violín de Béla Bartók fue compuesto entre el agosto de 1937 y diciembre de 1938. Se estrenó el 23 de abril de 1939 dirigido por Willem Mengelberg con el violinista Zoltán Székely en Amsterdam. Fue un encargo del violinista que lo estrenó y que el compositor tenia como idea inicial hacer un tema con variaciones para violín y orquesta, pero el violinista quería un concierto para violín y orquesta que es en lo finalmente se convirtió.

El violinista Augustin Hadelich hizo una interpretación espléndida del difícil y complejo concierto para violín de Bartók. El violinista posee una técnica pulcra e impecable con un sonido de precioso timbre con un total equilibrio entre las cuatro cuerdas, con una gran sensibilidad musical y sensorial. Le aportó maestría con su técnica abordando a la perfección los difíciles pasajes que posee la parte solista con un sonido limpio de gran calidad, con absoluto dominio del violín para poder expresar a la perfección todos los matices que posee la partitura. Su interpretación fue tan notable que pareció que lo difícil se convertía en sencillo, al entenderse absolutamente todo lo que ejecutaba con un fraseo interesante y un sonido noble. El director Miguel Harth-Bedoya dirigió la partitura de Bartók con soltura y precisión siempre con un buen equilibrio orquesta. El violinista nos ofreció una propina interpretandonos las Sarabande de la segunda Partita para violín de Bach con una interpretación sensible cargada de emoción.

Edvard Grieg conoció al dramaturgo Henrik Ibsen durante una gira y el escritor le propuso una colaboración para poner música a su obra teatral Peer Gynt. El compositor la escribió en 1875 y se estrenó el 24 de febrero de 1876 y está compuesta para representarla con narrador, coro, orquesta y solista vocal. Grieg escribió 22 movimientos y posteriormente el compositor creó dos Suites núm. 1 op. 46 y núm. 2 op. 55.

Es siempre un placer poder escuchar en directo la partitura de Grieg y más si está interpretada con la excelencia que pudimos disfrutarla.

El director Miguel Harth-Bedoya hizo una lectura fresca, dinámica, brillante, musical y a la vez con dosis de dramatismo necesario en algunos momentos y un sensible fraseo musical con una dirección precisa y eficaz. Intervenían en el concierto el Coro Nacional con una excelente interpretación de perfecta afinación, de total equilibrio entre las cuatro voces, con un robusto y unificado color de las voces de excelente emisión y generoso volumen lleno de contrastes y dinámicas diferentes, y gran trabajo previo a los conciertos de su director titular Miguel Ángel García Cañamero. La intervención de la soprano Aurora Marthens fue notable con una voz de precioso timbre con una buena técnica en su ejecución, todo envuelto de una gran sensibilidad en su expresividad y en su canto. Fue una velada muy satisfactoria de gran calidad artística.